HECHOS RELEVANTESNOTICIAS

CAPITAL DE TRABAJO

En el artículo anterior se abordó de forma muy general el concepto de la liquidez, su importancia en el funcionamiento de una empresa, como esta se diferencia de la rentabilidad, entre otros temas.

En esta ocasión tocaremos el concepto del capital de trabajo en una empresa y la importancia de la liquidez en este tema.

En palabras simples, el Capital de Trabajo en una empresa comercial y/o industrial son los recursos que esta tiene disponible para atender las necesidades de sus clientes.

Desde el punto de vista contabilidad y finanzas, el Capital de Trabajo está reflejando dentro de los activos de corto plazo, en el balance general. Las cuentas que generalmente lo componen son efectivo, cuentas por cobrar e inventario en sus distintas formas.

Podrán observar, que las cuentas que componen el Capital de Trabajo son vitales y por ende su gestión es muy importante para el funcionamiento de la empresa.

Para efectos ilustrativos, podemos dividir la gestión de las cuentas de capital de trabajo en dos facetas. La primera es como manejo el capital de trabajo sin tomar en cuenta como se financia; la segunda faceta es como financio el capital de trabajo que necesito para operar de forma óptima.

En la práctica es complejo separar las facetas y el análisis debe de ser holístico.

Este artículo tratará de la faceta del manejo del Capital de Trabajo, independientemente del fondeo.

Efectivo en caja y bancos

En el artículo anterior analizamos la importancia de la liquidez y que existen herramientas e indicadores para determinar la liquidez óptima de la empresa, lo cual está en dependencia del entorno, la industria, la ciclicidad del negocio y hasta su estrategia, entre otros.

Estas preguntas son las que todo administrador de liquidez debe de hacerse:

1. ¿Cuánto efectivo debe de tener el negocio en relación a sus obligaciones de muy corto plazo (colaboradores, proveedores, acreedores financieros, fiscales, tributarios y con socios)?
2. ¿Tengo suficiente para hacer las compras necesarias de materia prima para producir o de inventarios de producto terminado para comercializar?
3. ¿Cuál es la relación idónea de efectivo a deudas financieras(1) ?
4. ¿Cuál es el monto mínimo, óptimo y máximo aceptable que la empresa debe de tener en efectivo?
5. ¿Cómo se determinan esos niveles de efectivo?

No son preguntas sencillas de contestar ni mucho menos fáciles de gestionar, pero la idea es cuestionarse constantemente estos temas y enfocar la gestión del efectivo a medida que las respuestas a estas preguntas nos dan esa luz de como hacerlo.

Cuentas por Cobrar

En dependencia de las políticas de la empresa, esta podrá o no otorgar crédito a sus clientes, o a una parte de ellos. A su vez, estas políticas están supeditadas al entorno competitivo. Si la empresa es un monopolio, posiblemente no tenga necesidad de bridar crédito, pues no tiene presión alguna de competidores. Si la industria es muy atomizada, probablemente la empresa si tenga que dar crédito.

Pero el dar crédito implica vender sin que el efectivo entre de inmediato y con compromisos de pagos que se deben cumplir (colaboradores, proveedores, acreedores financieros, fiscales, tributarios y con socios); el dar crédito es una inversión a la espera de que se obtenga ganancia y el efectivo cuando el cliente pague.

En ese sentido, el administrador debe de hacerse algunos cuestionamientos:

1. ¿Debe el negocio de dar crédito para ser competitivo?
2. ¿En caso de que si deba de brinda crédito, a que clientes debe de dar crédito?
3. ¿Tengo la capacidad en este momento para brindar crédito?
4. ¿Cuántos días de crédito puedo brindar?
5. ¿Cómo financio la inversión en el crédito?

Inventario

Se podría decir que la administración de inventarios es un poco más intuitiva que la de las Cuentas por Cobrar, pues en realidad la empresa debe de procurar tener inventario suficiente para satisfacer la demanda.

Algunos puntos a tomar en consideración, y que le agregan complejidad al análisis, son los tiempos de respuesta de los proveedores en entregar este inventario a la empresa; y, en el caso de las industrias, el tiempo en que esta toma en transformar la materia prima a producto en proceso hasta llegar a producto terminado.

Existen muchas otras variables a considerar en dependencia de las circunstancias; sin embargo, a continuación, dejamos algunas consultas que la administración debe de considerar al momento de administrar sus inventarios:

1. ¿Cuál es la demanda proyectada de mis productos?
2. ¿Cuánto tiempo promedio pasa en que se pueda comercializar el inventario desde que lo compro? Rotación de inventario.
3. En el caso de las industrias ¿Cuánto tiempo toma transformar la materia prima en inventario disponible para la venta?
4. ¿Cómo puedo determinar niveles mínimos, óptimos y máximos de inventario?
5. ¿Todo esto cambia si la demanda de los productos es cíclica?
6. ¿Los proveedores son confiables al momento de cumplir en tiempo y forma mis pedidos?
7. ¿Puedo negociar que los proveedores me brinden crédito?

Existen muchas otras consultas de rigor con respecto a las claves en la administración de capital de trabajo, algunas muy especiales para algunas industrias y/o algunos entornos, especialmente como el que vivimos en pandemia.

El punto de este artículo es hacer notar que a través de cuestionamientos sencillos se puede ir optimizando el manejo del Capital de Trabajo, lo cual repercute positivamente en la liquidez y la rentabilidad de los negocios.

Este cuestionamiento simple es la base para lo que pueda llegar a ser un sistema integral y sistemático de análisis y control de Capital de Trabajo. Todo es posible, sólo hay q comenzar a cuestionarse.


(1) Deuda financiera sólo incluye obligaciones que generan intereses contratadas con bancos, financieras o microfinancieras. Las deudas comerciales o Cuentas por Pagar a proveedores no se incluyen generalmente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *